jueves, 7 de marzo de 2013

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER


El próximo día 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer y yo quisiera, desde aquí, rendirle un homenaje a la figura de la mujer. La mujer en general: mujer rural, de ciudad, amas de casa, trabajadoras fuera de casa, casadas, solteras… 
Es en este día que se conmemora la lucha de la mujer por su participación en la sociedad, por la igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.
La primera convocatoria tuvo lugar en 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza extendiéndose su conmemoración, desde entonces, a numerosos países. En 1977 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.
La historia de las mujeres en la antigüedad está en buena medida sesgada por quienes la contaban: hombres.
Durante la Revolución francesa la mujer tomará por primera vez, de manera colectiva, conciencia de su situación social. Marchando hacia Versalles, las mujeres parisinas reclamaron, junto a los hombres, y bajo el lema libertad, igualdad y fraternidad, la igualdad social.
Será a mediados del siglo XIX cuando los movimientos reivindicativos de la mujer tomen fuerza: lucha por el sufragio femenino, la reivindicación de la igualdad, la denuncia de la opresión social, familiar y laboral.
Si hacemos un poco de cronología, es en el año 1911 cuando se celebra por primera vez el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, fue un 19 de marzo en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. En menos de una semana después se produjo en Nueva York un incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirt en el que murieron 140 mujeres, fue un incidente muy trágico.
Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron a tal desastre. 
Fue en 1914 en Alemania, Suecia y Rusia cuando se conmemora por primera vez y de manera oficial, el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. Y desde entonces se celebra este día para luchar por la igualdad de acceso a la educación, ampliación del camino que nos lleve a poder encontrar trabajos para la mujer, habilitar a la mujer del ámbito rural, luchar contra el hambre y la pobreza.
Es un día para reflexionar sobre el papel de la mujer en los distintos ámbitos de la vida, variando mucho de un país a otro. Actualmente, en España parece ser que son las mujeres las que en la universidad obtienen mejores calificaciones que los hombres pero no por eso ocupan los puestos más relevantes en empresas y en otros ámbitos de decisión. Muchas desarrollan los mismos trabajos que los hombres y sus salarios son más bajos, ¿por qué? Con esto podemos afirmar que la igualdad que se pretende conseguir desde hace muchos años se ha conseguido sólo parcialmente. Y, en los tiempos que corren, creo que es el género femenino el más desfavorecido frente a la crisis. 
Además, quiero destacar aquí, el papel callado que la mujer juega en el ámbito familiar, sin menospreciar para nada la labor que desarrolla el hombre como padre que trabaja fuera de casa y que consigue dinero para poder vivir dignamente. La mujer, como madre que es, realiza un trabajo complicado y arduo e intenta por todos los medios ofrecer a su familia un ambiente limpio y agradable donde poder convivir en un contexto feliz. Cuida de su esposo y de sus hijos con un celo infinito. Se preocupa cuando algo malo les ocurre, duerme con un solo ojo cuando alguno de ellos está enfermo, hace lo imposible por alegrarles el día, cocina con cariño, llora con ellos y ríe con ellos. En definitiva la mujer es feliz cuando su familia lo es.
Sigamos pues en este camino que se inició hace tanto tiempo y, aunque poco a poco, vamos consiguiendo unos objetivos necesarios para que la vida de la mujer sea plena en derechos y libertades.


Juana villa-Real Cruz.